Saltar al contenido

Los 10 errores más comunes en decoración

Quienes amamos la decoración sabemos que lograr una ambientación armoniosa, atractiva y con estilo es mucho más complejo que reunir un par de objetos bonitos en una misma habitación. Hay algunas reglas esenciales que deben respetarse en casi todas las aventuras decorativas del hogar.

Cuando las reglas no se tienen en cuenta, los resultados son insatisfactorios aún después de haber escogido con cuidado los colores, adornos y muebles. Para que tu próxima decoración sea un verdadero éxito, toma nota de los 10 errores más frecuentes al decorar el hogar, y cómo podemos hacer para resolverlos.

Los errores más frecuentes en decoración son:

Error 1. Ignorar las medidas

Un mueble puede verse genial en la tienda, pero no encajar en las dimensiones de tu habitación. Antes de comprar el mobiliario, planifica el espacio que decorarás y toma todas las medidas necesarias para adquirir muebles de tamaño acorde. El buen uso del espacio es el primer paso para una decoración equilibrada. Un consejo a tener en cuenta: las habitaciones pequeñas se ven más amplias con pocos muebles de tamaño normal, antes que con muchos accesorios pequeños.

Error 2. Elegir el color de pintura en la tienda

El color de pintura para una habitación es una de las elecciones clave en toda decoración, ya que marca todo el espíritu de la ambientación. Las tiendas de pintura pueden no tener la iluminación adecuada, y el color elegido allí posiblemente se vea diferente con la luz de tu hogar. Antes de comprar la pintura, pide al vendedor que te prepare una muestra, y pinta un papel en casa para ver cómo luce con la iluminación natural y artificial de la habitación. E esta manera no te equivocarás al pintar las paredes con el color que elegiste.

Error 3. Usar maderas del mismo color

Al igual que en el bosque, en una habitación pueden convivir maderas de distintos tipos y colores. Si todo el mobiliario es del mismo color, el espacio se verá monótono y hasta lúgubre. Mezclar maderas claras y oscuras en muebles, pisos, puertas y ventanas dará mayor interés a la decoración.

Error 4. Colocar todos los muebles contra la pared

Para dar aire y dinamismo al espacio, no coloques todos los muebles pegados a la pared. Algunos modulares van bien contra una pared amplia, pero los asientos y mesas pequeñas deben estar más centrados en la habitación, para evitar que todas las piezas queden aburridamente en ronda.

Error 5. Comprar el juego de muebles completo

Muchos juegos de mobiliario se disponen armónicamente en las vitrinas como una unidad, pero ello no significa que debas comprar todas las piezas. Al contrario, los sets de muebles (un juego de living, por ejemplo) suelen resultar demasiado obvios y cansadores. Combina piezas de distintos juegos y tiendas para dar interés y variedad a la decoración.

Error 6. Disponer los muebles de manera demasiado simétrica

Que una decoración sea armónica no significa que todo sea perfectamente simétrico. Sin llegar a una distribución caótica o aleatoria, los balances deben romperse colocando algún mueble u objeto de forma asimétrica.

Error 7. Combinar los colores en exceso

Nuevamente, el orden no debe confundirse con uniformidad. Las paletas cromáticas demasiado restringidas y estáticas dan una sensación de estandarización y hasta fatiga, salvo contadas excepciones. Para lograr una gama con mayor ritmo, coordina distintos colores en la misma intensidad sobre una base neutra, o usa un mismo tono en sus diversos matices, sin que ningún accesorio coincida con exactitud.

Error 8. No pensar en el tránsito diario

Las habitaciones de nuestro hogar no funcionan como las tapas de revistas: la decoración real tiene una vida diaria, con movimientos y pasajes permanentes de toda la familia. Para distribuir correctamente los muebles y accesorios, siempre piensa en dejar espacio cómodo para el tránsito. Coloca los muebles a una distancia de al menos 80 centímetros para que se pueda caminar por la habitación con fluidez, sin toparse con obstáculos innecesarios. Los pasajes amplios no solo otorgan comodidad sino que, estéticamente, da la sensación de un diseño prolijo y bien pensado.

Error 9. Llenar la habitación de pequeños adornos

Decorar no es sinónimo de llenar todos los espacios, aunque muchas veces se incurra en este vicio. No tengas miedo a las superficies vacías ni a desprenderte de los adornos que alguna vez te gustaron. Es mucho más efectivo un solo detalle que cautive a una habitación sobrecargada de pequeños objetos que se confunden entre sí.

Error 10. No saber cuándo detenerse

De la misma forma que muchos adornos pequeños generan un efecto abrumador, el exceso de muebles, textiles y accesorios no favorece el buen aspecto de la decoración. No agregues elementos que puedan quitar interés a los que ya tienes, por más que aún haya espacios donde colocar objetos. Ante la duda, la consigna “menos es más” siempre es más eficaz que la inversa, sin que ello implique optar por un diseño minimalista. Deja que tu habitación respire colocando solamente los objetos que tienen una razón de ser (funcional o decorativa), y no llenando los rincones de cosas sin motivo aparente.

Contenidos relacionados

No se ha encontrado ninguno