Saltar al contenido

Decoración con los cinco elementos del Feng Shui

Decoración de hogar FENG SHUI z normas básicas Ideas modernas Decoracion Feng Shui

El feng shui nos brinda los principios para optimizar la relación de las personas con el espacio que habitan, dado que éste es la representación física de nuestra energía interior, y al modificarlo, estamos llevando armonía y equilibrio a nuestra propia vida.

La base del feng shui está en los cinco elementos de la naturaleza: madera, fuego, tierra, metal y agua. En la filosofía taoísta existen dos energías opuestas y complementarias: el Yin y el Yang. Y el análisis de las relaciones entre las energías puede hacerse de acuerdo a la estructura de la casa, donde obtendremos las ubicaciones apropiadas para la puerta de entrada. El feng shui aporta el balance energético que necesitamos para vivir en armonía y tranquilidad. Los cinco elementos interactúan entre sí.

Madera:

Los colores atribuidos a este elemento son: marrón, verde y azul. Es el elemento dominante en el Bagua que rige la salud y la familia. Es el elemento de la vitalidad, el crecimiento y la salud, también expresa la abundancia, riqueza y prosperidad, que están ubicadas en el hogar en el área este, sudoeste y sur. El elemento madera favorece la intuición, la flexibilidad, la creatividad y la expansión. Este elemento podemos encontrarlo en los muebles, paneles, accesorios, también en las plantas y flores (ya sean naturales, de seda, de plástico o secas), en los paños de algodón y fibras como el rayón, en las tapicerías, en el papel de pared, en las cortinas, en la ropa de cama estampada con flores, en los cuadros y carteles de paisajes, en los jardines, plantas y flores, en las columnas, pedestales y postes, también en el papel, los objetos con forma de árbol o de tronco.

Demasiados elementos de madera dentro de una casa pueden disminuir la capacidad de tomar decisiones, desarrollar nuevas ideas, o la empatía hacia los demás. Para contrarrestar la madera colocamos elementos de metal.

La escasez de madera puede provocar falta de vitalidad, sensación de estar atrapados en una rutina.

Metal:

Los colores son: blanco, gris, tonos pastel claros, colores metal. En el hogar se encuentra asociado a la zona oeste y norte del hogar y representa la creatividad y las relaciones con los hijos. También genera reflexión, tranquilidad, relax y éxito financiero y en los negocios.

El exceso de metal puede provocar ansiedad y malestar. Para bajarlo empleamos el elemento de fuego. El exceso de metal produce lentitud, mejora la agudeza mental y la independencia, favorece la concentración y los momentos de estrés.

Podemos encontrar el elemento metal en: el acero, el cobre, el latón, el oro, la plata, el aluminio y el hierro; también en el cemento, las rocas o piedras, el mármol, el granito y las losas. Los cristales naturales, los cuadros y esculturas de metal o piedra, en las formas circulares, arqueadas y ovaladas. En las esculturas, cercas y rejas.

Fuego:

Está en los colores: anaranjado, morado, rojo, rosado y amarillo fuerte. En la casa, el fuego está asociado a la zona sur. Pero está recomendado también para la zona noroeste y suroeste. El fuego activa las cualidades de liderazgo y enciende las sanas relaciones emocionales entre las personas. También representa la energía y la pasión.

El fuego se puede encontrar en: la iluminación (también la eléctrica, velas, chimeneas, luz natural), en los objetos fabricados con pieles, cueros, huesos, plumas, seda y lanas, provenientes de animales o insectos. En los animales, tanto salvajes como de compañía; en los cuadros de personas o animales, en los hornos, techos puntiagudos, fotos, campanarios y montañas, en los cuadros de amaneceres, de fuego o de otras iluminaciones. En los triángulos, las pirámides, pero también en las formas cónicas y las angulares.

La escasez de fuego produce nerviosismo, falta de ambición, motivación. El exceso de fuego puede ocasionar ansiedad, impulsividad, ambición, agotamiento.

Se recomienda usar la cantidad de fuego necesaria para el dormitorio, pues podría perturbar el descanso. Tampoco debemos recargarlo en la cocina porque interfiere con la digestión de los alimentos. Es aconsejable lograr un equilibrio con el elemento fuego. Para bajar el elemento fuego en la decoración, podemos utilizar el agua o el metal.

Tierra:

Los colores son: amarillo, ocres, beiges. Este elemento potencia la fuerza física, la sensualidad, el orden, la estabilidad y el sentido práctico. La zona de la casa asociada al elemento tierra es la zona noreste y suroeste, además del centro del hogar. La tierra representa la energía Yin, receptiva y pasiva.

Encontramos el elemento tierra en: los elementos cerámicos como ladrillos, adobe, tejas, cerámicos, objetos de arcilla, en las formas rectangulares y cuadradas, en los cuadros de paisajes con cultivos y desiertos. Para aportar tierra al hogar se puede colocar una piedra frente a la casa.

Agua:

Los colores son todos los tonos oscuros como gris carbón, los negros, y los azules.
El elemento agua facilita la inspiración, la relajación, la espiritualidad, la capacidad de fluir, la emoción y la sabiduría. Se ubica en la zona sur del hogar.

Encontramos este elemento en: los ríos, estanques, fuentes artificiales, lugares donde haya agua, en los vidrios y en los espejos. Está asociado a las formas curvas y a los cuadrados donde haya agua.