Saltar al contenido

Aplicaciones del Feng Shui en el jardín

 

Aplicaciones del Feng Shui en el jardín La paisajística china busca la creación de espacios armónicos que cumplan con tres principios básicos: equilibrio entre lo cerrado y lo abierto; equilibrio entre las líneas rectas y las curvas; las visitas. Para lograr los efectos deseados, se emplean técnicas básicas: crear agua, crear colinas y colocar todo en la posición justa. Estos son los principios de ubicación del Feng Shui, que involucran la posición del agua y la montaña. El agua debería provenir de una fuente natural, pero se acepta una fuente artificial (esta debe parecer natural).

Cuando aplicamos el feng shui en el jardín, tendremos que cuidar que no falten determinados elementos imprescindibles, como el portal, que es un símbolo de protección, y estará custodiado por perros Fu. El portal se abre a un patio que conduce a otras aberturas (de distintas formas) que nos llevan a los distintos sectores del jardín.

Consejos para aplicar el feng shui en el jardín:

La presencia de construcciones que establezcan las orientaciones para el agua y las piedras es necesaria para el feng shui en el jardín.

En general, se destina un patio para el bonsái, formando un paisaje en miniatura.

Hay una serie de plantas que no deben faltar, como el bambú, debido a su rápido crecimiento y por brindar verde todo el año. Los pinos y árboles de damasco, junto al bambú, forman los amigos del invierno, por su hoja perenne. Las flores destacadas son las azaleas, las peonías y los crisantemos.

Los cinco principios básicos del feng shui en el jardín son:

– Orientar el jardín: la casa feng shui debe estar protegida por el lado de los vientos fríos y expuesta en dirección del sol. Para el jardín colocaremos una cerca viva, una empalizada o toldos, o balcones o terrazas, para que lo protejan de los vientos y de las vistas negativas.

– Regular el flujo del Chi: en la naturaleza no existen las rectas, por tanto, los senderos del jardín tendrán un trazado curvilíneo.

– Umbral de separación entre áreas públicas y privadas: un jardín, al igual que el resto de la casa, necesita de ciertas zonas que provean de intimidad completa.

– vegetación sana: el equilibrio se logra mediante una vegetación sana, que además atraerá la prosperidad. Pero una vegetación enferma atrae lo negativo.
– Equilibrar lo lleno y lo vacío: este equilibrio es básico para el mantenimiento de la salud.

La presencia de pequeños estanques y pagodas en el jardín, simbolizan el éxito. El agua en movimiento, debe circular hacia la vivienda, nunca desde ella.

El mobiliario de jardín no debe incluir muebles con puntas, mesas redondas, sillas de líneas curvas, sombrillas de telas naturales para evitar la energía excesiva del sol.