Una terraza mediterránea

Una terraza mediterránea

19 agosto 2011

 

El cálido aire mediterráneo es la inspiración perfecta para una terraza donde el placer y el relax son protagonistas. El estilo mediterráneo se inspira en las construcciones de España, Grecia e Italia instaladas sobre este inigualable Mar intercontinental.

Diseñadas para captar la belleza marítima y la frescura veraniega de la costa, las terrazas tienen un lugar central en las casas mediterráneas. La sencillez, claridad y distensión caracterizan a este estilo decorativo, que puede adaptarse a cualquier terraza para recrear la sutileza y exclusividad de un patio privado sobre el Mediterráneo.

La ambientación mediterránea tiene como gran ventaja su elasticidad para adecuarse a diversos gustos decorativos. Puedes integrar a tu terraza una decoración tradicional de esa región o integrarla en ambientes más modernos y sofisticados, siempre que se respeten algunas claves básicas.

La piedra, la madera y el metal son los materiales infaltables para una terraza de aires mediterráneos. El blanco es el color protagónico, presente en muros, textiles y accesorios; aunque puede sustituirse por otros colores claros para lograr variedad: tostado, marfil, verde claro, amarillo…  Líneas sencillas, curvas suaves y amplios espacios para relajarse completan la base de una terraza mediterránea. A partir de ello, puedes crear tu propio espacio marino, acondicionándolo a tu gusto. Si necesitas más orientaciones, a continuación te damos algunas.

 Ante todo, claridad

El sol tiene que proyectarse en cada rincón de la terraza mediterránea. El blanco, dijimos, es una opción paradigmática, que puede combinarse con otros tonos vivos para darle mayor vigor a la terraza. El blanco y el azul forman la combinación típica del Mediterráneo griego. El rojo, el verde, el aguamarina y el amarillo también pueden combinarse creativamente con el blanco.

 Si deseas bajar el brillo imperante del blanco, vuélcate por el estilo de Toscana, basado en cálidos tonos ocres, terracotas y tostados. Las cerámicas coloridas en diseños geométricos pueden formar vistosos mosaicos en algunos sectores de la terraza.

Varios niveles

Los desniveles y múltiples escaleras son la estampa típica de la arquitectura mediterránea. Una escalera de piedra o cerámica demarcando distintos relieves es un magnífico recurso para dar diversidad, dinamismo y mucho aire mediterráneo a tu terraza.

 Naturaleza vegetal

El verde de las plantas son un implemento obligatorio en cualquier terraza, pero más aún si se trata de un ambiente mediterráneo. El clima seco de esta región propicia plantas sin demasiada necesidad de humedad como el cactus, la yucca o el agave. Unos canteros de piedra con buganvillas, cortaderias y limpiatubos darán color y frescura a la terraza. Si cuentas con un espacio ajardinado, no dudes en optar por un limonero o naranjo.

La vitalidad del agua

Aún en el medio de la ciudad, puede traer algo de la frescura mediterránea incorporando un pequeño estanque en la terraza o una fuente sobre unas piedras. El agua debe tener su lugar en una terraza mediterránea que se precie de tal. Una alberca pequeña para un refrescante baño de verano es la más exclusiva ambición de una terraza de este estilo.

Muebles simples

Las maderas naturales y el hierro forjado son los materiales emblemáticos del mobiliario mediterráneo. Líneas clásicas, sencillas y de aires rústicos es lo más aconsejable para este estilo decorativo. No aglutines demasiados muebles en la terraza. Una mesa y sillas livianas para la merienda, acompañadas de algún mueblecito auxiliar y, ni qué hablar, unas cómodas reposeras, serán suficientes para amoblar la terraza del Mediterráneo.

La comodidad es la base de esta tendencia, y por eso no escatimes en almohadones y pufs de telas suaves, para dar un toque moderno y personal al ambiente.

Adornos marinos

Los elementos relativos al mar (piedras, caracolas, estrellas…) funcionan de maravillas en una ambientación mediterránea. Jarrones rústicos con flores frescas, vajilla de cerámica de líneas simples para la hora del té y vasijas de tonos campestres terminarán de componer la decoración. Para la noche, grandes portavelas brindarán la atmósfera romántica exacta para condecorar esta ensoñadora decoración de raíces marinas.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen