Marmolado para paredes

Técnica de marmolado para paredes

15 agosto 2013

Técnica de marmolado para paredes

La decoración de las paredes es un elemento que puede resultar decisivo en la forma que se ve tu hogar y existen algunas técnicas decorativas que te pueden ayudar a embellecer tus muros sin demasiado gasto. Vamos a hablar de la técnica de marmolado para paredes y te daremos algunos consejos para aplicarla a tu hogar.

Si estás pensando que el marmolado es exclusivo para las decoraciones clásicas y ostentosas, estás en un error. Esta técnica va perfectamente con muchos estilos decorativos, desde los más modernos, hasta los más clásicos y conservadores.

Claro que no te la recomendamos para un ambiente rústico, porque no combina con ese estilo. Pero puedes aplicarla en la sala, el comedor, el dormitorio, la cocina o el baño. No es necesario que recubras todas las paredes con este acabado, puedes hacerlo en una sola pared o crear un friso.

Cómo aplicar la técnica de marmolado para paredes

Antes que nada debemos admitir que se trata de una técnica compleja y son muy pocos los que obtienen buenos resultados. De modo que si no eres una experta en pintura decorativa, tendrás que recurrir a los profesionales, pero el resultado le dará un aire muy chic a tus ambientes.

Para aplicar la técnica de marmolado para paredes, necesitas de una pared lisa, de lo contrario, el resultado será disparejo y poco atractivo.

Antes de comenzar con el diseño, debes aplicar un sellador de cal en toda la pared y dejarlo secar no menos de cuatro horas. El sellador facilita la adherencia de la pintura por sus diminutas partículas.

Sobre el sellador aplica una mano de pintura base, preferentemente un esmalte al agua y déjala secar 24 horas. Aplica la pintura con una brocha de dos pulgadas y utiliza un tono más claro que el que deseas lograr finalmente. Pinta con movimientos ondulantes, semejantes a las vetas del mármol.

Cuando la primera capa de pintura esté seca, aplica la segunda, que debe ser un tono más oscuro que la anterior. Hazlo también con movimientos ondulantes. Deja media hora y pinta líneas irregulares con un pincel más fino en el mismo tono anterior. Difumínalo con un difumino o con una muñeca de trapo, así completarás las vetas del mármol.

Deja secar completamente y aplica una mano de barniz incoloro al agua. Si deseas un acabado de mármol pulido, aplica una capa de cera en pasta o de silicona.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen