Elementos infaltables para el recibidor

Siete elementos que no pueden faltar en el recibidor

24 agosto 2011

 

El recibidor es la primera cara visible del interior de la casa. La comodidad, la calidez y la apariencia estética son atributos fundamentales para esta emblemática pieza. Sin embargo, al ser generalmente un mero espacio de tránsito y presentar dimensiones reducidas, su decoración y ambientación resulta problemática. Si no deseas sobrecargar el recibidor, toma nota de los siete ítems esenciales que deben hacerse presentes en este ambiente, cualquiera sea tu estilo decorativo.

Un espejo

El espejo es el alma del recibidor. No solo brinda la practicidad de un reflejo para chequear nuestro aspecto antes de salir de casa, sino que también genera amplitud al multiplicar ilusoriamente la profundidad del espacio. El marco y la forma del espejo son emblemáticos para crear el clima decorativo deseado, desde antiguos marcos clásicos hasta recuadros rústicos o grandes superficies minimalistas.

Un perchero

Lo primero que se hace al recibir a los invitados es guardar sus abrigos. Para ello, resulta medular tener un gran perchero donde colgar ordenadamente la ropa de invierno, tanto de los huéspedes como de los habitantes de la casa. Si no tienes espacio para los elegantes percheros de pie, puedes optar por percheros de pared.

Un mueble auxiliar

Aéreo o bajo, el mueble auxiliar es un gran aliado a la hora de amenizar el recibidor y dotarlo de funcionalidad. La clave es elegir un mueble que se adapte al espacio disponible, para no obstaculizar el pasaje ni sobrecargar el ambiente. Por más pequeño que sea, el volumen de almacenamiento de este mueble es de gran utilidad al conferir un espacio extra donde guardar los objetos del hogar. Adornos y libros hallan excelente sitio en los estantes visibles o la superficie superior del mueble.

Un asiento

Salvo que el recibidor sea excesivamente pequeño, siempre va bien un cómodo asiento (desde un mullido sillón hasta un pequeño taburete) que desligue a este ambiente de su exclusiva función de pasaje, tornándolo más habitable. Una simple silla agrega gran personalidad a cualquier decoración, sobre todo si elegimos piezas interesantes y representativas de nuestro estilo decorativo. De haber espacio suficiente, siempre conviene colocar dos asientos, que habiliten la recepción de visitas no íntimas en el espacio del recibidor. Estos asientos también pueden aprovecharse como rincón de lectura o descanso.

Una alfombra

Las alfombras de bienvenida son un clásico en cualquier vivienda. No solo son útiles para mantener el suelo limpio de la suciedad de la calle, sino que introduce esa calidez textil que solo el alfombrado puede brindar. Rompe con el desgastado diseño con la inscripción “Bienvenidos” eligiendo un novedoso modelo acorde a la gama de colores del recibidor.

Una lámpara

La luz es un truco sustancial para ampliar las dimensiones escasas del recibidor. Una buena lámpara será fundamental en este sentido, además de aportar un matiz decorativo complementario al resto de la ambientación. Las opciones son múltiples: una delgada lámpara de pie si el espacio lo permite, una pequeña lámpara sobre un mueble o, adaptable a cualquier espacio, una atractiva lámpara de techo.

Flores

Las flores son el instrumento más sencillo para dar vitalidad y frescura al ambiente. Coloca flores frescas en un jarrón decorativo para llenar de aroma y color el espacio a veces apagado del recibidor. Así tu casa recibirá a quienes ingresen con la energía más positiva y natural.

 

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen