Jardines de interior

Jardines de interior

20 noviembre 2009

Jardines de interior

Los jardines de interior son una vieja costumbre en la decoración del hogar. Se encontraron antecedentes, ya en Egipto y China. Esta costumbre decorativa estuvo en desuso durante muchísimo tiempo en occidente, pero se puso de moda nuevamente a partir de los años sesenta.

Llamamos jardín de interior, a todo jardín que se encuentre dentro del perímetro de la casa, ya sea techado o no.

Este recurso decorativo es ideal para las casas antiguas recicladas, para casas con claraboya y quien posea un rincón del hogar disponible para la instalación de unas cuantas macetas.

Un jardín interior nos permite aportar vida a los espacios interiores y constituye un pulmón de limpieza del aire interior.

La decisión de instalar un jardín de interior en el hogar implica una serie de cuidados y obligaciones que se contraen, y que deben considerarse antes de emprender la tarea, pues pueden insumirnos mucho tiempo del que no disponemos. Además, esta obligación no es pasajera, sino de por vida. Pero, los beneficios que aporta la instalación de un rincón verde en el hogar, compensan todos los trabajos, sin olvidarnos, que las tareas de jardinería, constituyen un excelente ejercicio físico y nos permiten relajarnos.

Cómo diseñar un jardín de interior:

No podemos diseñar de la misma forma, un jardín techado, que uno al aire libre, las plantas que dispongamos y el tratamiento de las mismas, será diferente.

En el caso de jardines techados, la variedad de plantas se ve limitada a las plantas de interiores. De estas, elegiremos las que posean las características necesarias, para adaptarse a nuestro espacio, condiciones de luz, ventilación y dimensionales. Generalmente, se utilizarán macetas para las plantas de interiores, aunque en los jardines de grandes dimensiones, como los jardines de invierno, podemos disponer de pequeños terrarios, e incluso, podemos llegar a cultivar árboles de pequeño porte.

Antes de emprender el jardín, debemos realizar un esquema de las plantas y su disposición, cuidando de dejar espacio en torno a cada una, para posibilitar su libre crecimiento. Aunque siempre mantendremos un control del tamaño que alcancen las plantas, mediante la poda.

Las especies más adecuadas para jardines techados son las trepadoras, colgantes, palmas, plantas florales y algunas de climas tropicales.

Para jardines al aire libre, la selección de las plantas es más libre, depende de las condiciones climáticas de nuestra vivienda, pero también, de la ubicación del patio en que se plantarán, el asoleamiento, la incidencia de las lluvias y los vientos. No debemos olvidar, que si el sol incide directamente durante varias horas al día, las paredes actuarán como pantallas reflectoras, multiplicando su acción, en ese caso, elegiremos plantas de exposición directa al sol y de climas desérticos, salvo que vivamos en un clima frío. En el caso de climas fríos, con gran incidencia de sol, nos decantaremos por plantas de hojas caducas, alternadas con alguna trepadora perenne, para mantener elementos verdes todo el año. También, podemos incluir un poco de césped, para mantener le verde en los meses en que las plantas no tienen hojas.

El riego es un elemento indispensable en los jardines de interior. En el caso de los jardines a cielo abierto, será necesario, solamente durante el verano, y ocasionalmente, durante alguna sequía invernal.

En los jardines techados, el riego es necesario todo el año, y debe adecuarse a la estación y a las condiciones de humedad, además de los requerimientos de cada planta.

Para facilitar el mantenimiento, dispondremos las plantas de nuestros jardines de interior, de modo que queden agrupadas por requerimientos de riego. Dentro de cada arriate de plantas, dispondremos las de menor porte en la zona delantera y las de mayor porte, en la parte trasera.

La nutrición de las plantas en los jardines es importante. Es necesario reponer los nutrientes perdidos periódicamente, y realizar un recambio de tierra cada dos años.

Una buena poda anual, complementa los cuidados básicos del jardín, junto con la higiene periódica.

Ahora, solo queda diseñar nuestro jardín ideal y ponernos a trabajar.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen