Diseño del cuarto

Diseño del cuarto de lavado

22 abril 2009

Diseño del cuarto de lavado

Las diversas actividades del hogar tienen por lo general una habitación destinada a ellas, la preparación de alimentos, la higiene, las comidas, el descanso, etc., pero el lavado, rara vez cuenta con un espacio dedicado a su desarrollo. Por lo general deben distribuirse las tareas relacionadas al lavado (lavado, secado, doblado, planchado), en distintas habitaciones, como la cocina para el lavado, el baño para la ubicación de la lavarropas, el secado suele hacerse en una terraza, azotea o patio, y el planchado por lo general se hace en la cocina. Es por esto, que la instalación de un cuarto de lavado en el hogar se hace necesaria, siempre que sea posible.

Para diseñar dicho lavadero, es necesario primero encontrar una habitación de la que podamos prescindir, o un rincón dentro de otra que podamos destinarle a esta función. Por lo general se destina el sótano, la buhardilla, o alguna despensa, para esta función, también solemos adjudicarle un espacio dentro del garaje.

Estos son espacios apropiados para lavadero, pero también podemos ganar espacios en lugares como la cocina, la terraza, un galpón en el patio de la casa, etc. Podemos realizar una separación con mamparas o puertas plegables, de un sector dentro de otra habitación amplia, por ejemplo, en las cocinas de grandes dimensiones, podemos acondicionar un sector con nuestra máquina de lavar, unos armarios para la ropa sucia, la limpia, la tabla de planchar y demás utensilios.

En el caso de una terraza, podemos cerrarla total o parcialmente para ubicar nuestra lavarropas, y un mueble para los elementos del lavado y planchado, dependiendo del tamaño de la misma.

Consejos para diseñar el cuarto de lavado:

Al diseñar el cuarto de lavado debemos tener en cuenta en primera instancia el espacio con que contamos, para luego desde allí, planificar lo que necesitamos.

De acuerdo al espacio, podremos tener una lavarropas y una secarropas, por separado, o ambas en un mismo aparato. También existen secarropas de colgar, que consisten en un tendedero con un ventilador y una funda, muy efectivos para espacios reducidos, podemos colocarlo hasta sobre la lavarropas.

Si tenemos espacio suficiente, tendremos una pileta de lavado, que será de encimera, para contar con una superficie de apoyo como auxiliar, y con un mueble debajo para guardar los implementos del lavado. La pileta debe ser de buen tamaño, para que podamos lavar cómodamente la ropa delicada.

Otro elemento imprescindible es la tabla de planchar, que puede ser portátil, o estar empotrada en un armario, o se rebatible y estar adosada a la pared.

Es conveniente contar con un armario donde guardar la plancha y otros elementos del lavado. Para la ropa sucia, necesitamos cestos, que pueden estar ubicados dentro de un armario, o en algún rincón.

Es conveniente que la decoración del cuarto de lavado, mantenga coherencia con la del resto del hogar, para darle armonía y hacerlo más agradable, ya que estas habitaciones suelen ser lúgubres y destartaladas.

La iluminación es importante, ya que necesitamos buena visión para el planchado.

Los pisos son otro elemento fundamental para esta habitación, deben ser antideslizantes, pues suelen mojarse, y además de fácil limpieza. Un piso cerámico o de azulejos es muy apropiado, principalmente en colores claros, ya que dará más luminosidad a la habitación y resulta más agradable.

Podemos instalar tendederos plegables en nuestro lavadero, para secar toda la ropa que no podemos secar en la secadora.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen