Cocina en blanco y negro

Cocina en blanco y negro

3 marzo 2010

La tradicional combinación blanco y negro es aplicable a cualquier estancia de la casa. En este caso, utilizaremos la fórmula en una cocina donde se logra una solución de alto valor estético y con el máximo de confort.

El blanco y el negro resultan una fórmula de gran armonía y distinción para la decoración de interiores. Por ser opuestos permiten un equilibrio perfecto, siempre que tomemos en cuenta ciertos factores como la iluminación, ya que el blanco representa la luz, y en caso de que se utilice en demasía, puede provocar un efecto estridente. Por su parte, el negro es la ausencia de color, lo que implica que debamos complementarlo con una iluminación adecuada y su contrapartida de blanco debe estar situada estratégicamente.

Aplicada a la cocina, la mezcla a la perfección, pues armoniza maravillosamente con las líneas rectas y simples de esta habitación. Estos colores resultan ideales para ser aplicados sobre puertas laqueadas, gabinetes de melamina, etc., donde el equilibrio se logra sin esfuerzos.

Detalles en blanco y negro:

La mezcla de blanco y negro fue tradicional en los años 20, asociada con el minimalismo oriental. Como ejemplos de aplicación tenemos los pisos en damero y las cocinas rústicas.

En los pisos, el blanco y negro se ha empleado tradicionalmente para pisos en damero, pero no es la única solución. También podemos encontrarlo en pisos monolíticos, diseños decorativos con esta mezcla de colores. Aunque podemos oponer un piso negro a unas paredes blanquísimas, o un piso blanco contra armarios laqueados en negro.

Debemos aprovechar las cualidades de estos colores para lograr efectos visuales, iluminar un rincón sombrío empleando el blanco, o por el contrario, para apagar un espacio demasiado iluminado, podemos aplicar un detalle en negro.

Es preciso elegirlos con mesura para que los ambientes sean armónicos y no se den tensiones que puedan resultar desagradables. Para evitar el efecto de encandilamiento de espacios muy blancos, podemos recurrir a pantallas negras opacas, como las de piel de potro, creando ambientes relajados.

Las paredes blancas amplían los espacios y los iluminan. Aquí el negro acude para crear un conjunto equilibrado, aplicándose al mobiliario, las encimeras y los pisos.

Si elegimos muebles laqueados en blanco, necesitaremos una encimera negra para lograr la armonía. También podemos aplicar el modelo inverso.

Los zócalos y azulejos pueden tomar cualquiera de los dos colores, de acuerdo a las necesidades que surjan del espacio. O podemos optar por azulejos blancos con diseño en negro (o viceversa).

Para las paredes, podemos recurrir a una pintura epoxi al agua, que posee una excelente resistencia a las sustancias químicas y al paso del tiempo.

Para el suelo podemos elegir diseños geométricos en blanco y negro, o el tradicional damero, o uniformizar el suelo en un solo color.

La campana de la cocina en negro resulta un detalle decorativo de gran impacto visual que destaca la zona de preparación de alimentos.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen